Este lema nos declara que Dios habita entre su pueblo. Es ese fuego que arde insistentemente, el mismo que nos acompaña cada instante y nos ayuda a seguir caminando firmes y constantes en los caminos del evangelio. Este 2019 será un año lleno de las manifestaciones de Dios y el avivamiento del Espíritu Santo.

Ver Lanzamiento Lema 2019

Definición de Lema:

Año tras año, trabajamos de la mano con un valor, aquel que es nuestro punto de enfoque para realizar todas nuestras labores evangelísticas.

Queremos seguir viviendo y defendiendo la Sana Doctrina, ser personas creíbles, que sirvan a Dios con todo su corazón y sus hechos sean reflejo veraz de una vida cristiana.

Hemos querido que el amor de Cristo cause un gran impacto en las vidas, una huella imborrable en cada ser.

Dios, es quien guía cada paso que damos. Él ha desplazado esta obra hacia adelante.

En constante lucha y con nuevos retos, nuestras acciones cristianas ha marcado en toda circunstancia.

Todos nuestros días estén llenos del poder del Espíritu Santo para vencer todo dardo del enemigo.

Mantener en perenne enfoque la razón por la que fuimos llamados, predicar el evangelio a toda criatura.

Solo Dios ha dado una una mayor amplitud a esta obra, esparciéndola por cada rincón del mundo.

Es la unción del Espíritu Santo, la que ha hecho perseverar esta obra. Avivándonos en todo tiempo.

Las pruebas y luchas, nos han revelado el poder sin igual de Dios, otorgándonos el triunfo sobre ellas.

Es Cristo que persistentemente nos da el vigor para que esta obra logre sus objetivos.

Jesús fue inmolado por nuestros pecados para darnos perdón y salvación, este sacrificio de amor, ha calado en nosotros.

Con ímpetu y pasión, nos hemos postrado en oración ante Dios, rogando el aliento que precisamos.

El rescate y la libertad que no dio Cristo, es el mayor regalo que hemos querido compartir.

La mies nos ha conquistado, queremos dar frutos dignos de arrepentimiento.

En unanimidad trabajamos en la viña del Señor, engrandeciendo el reino de los cielos.

Avivados cada instante por la unción del Espíritu Santo.

La venida del Espíritu Santo nos ha bautizado con fuego. Decididos a mantener nuestras lámparas rebosando de la fresca unción.

La hojarasca del corazón ha sido consumida por el fuego de la presencia de Dios. Es una hoguera ardiente en nosotros el Espíritu Santo.

Abrasados todos los días a las fieles promesas de Dios, Él es nuestro único guiador.

Caminar con integridad en nuestros días, buscando la santificación de nuestras almas.

Confesamos las bienaventuranzas de nuestro Salvador, todo honor y reconocimiento es para Él.

Nuestra sencillez demostrará el poder extraordinario de Dios.

Sometidos únicamente a Dios, a sus propósito perfectos en nuestras vidas.

Cada día más constantes en el evangelio. Parados firmes en Cristo, la Roca de nuestra Salvación.

Con la gracia de Dios, le ponemos empeño a todo lo que empezamos, expresando nuestra gratitud a Dios.

Con súplicas le pedimos de todo corazón a Dios que traiga la salvación en todo el mundo.

Permaneciendo fieles y constantes en la oración, dejando todas nuestras peticiones a los pies del maestro.

Vivir en santidad, consagrando todo lo que somos para llegar a nuestra ciudad anhelada.

Las victorias que Dios nos ha otorgado por su misericordia, nos llenan el alma por completo.

Solo en Jesús hemos encontrado la genuina vitalidad para nuestra alma.

Honestos e incorruptibles en nuestro servicio a Dios.

Únicamente Dios hace que recorramos sendas de victoria en victoria.

Íntegros para con Dios, amándolo con todo el corazón y la razón de ser.

En todos nuestros momentos predicar el evangelio y dar frutos constantes.

Encomienda de id y predicar el evangelio por todo el mundo.

Cristo dio remisión a nuestros pecados, queremos contarle a todos que Él es misericordioso todo el tiempo.

Doblegamos todo lo que somos ante Cristo, nuestro buen Pastor.

Ampliamos la visión de predicar el Santo Evangelio en todas las naciones ¡No hay límites!

Presentarnos delante de Dios con el corazón sencillo y una oración verás.

Vivir en constante armonía con Dios, hacer una alianza inquebrantable con nuestro Salvador.

Misión de ayudar al necesitado y mostrar el amor incomparable de Dios en nuestras acciones.

Anhelo ferviente por seguir la pisadas del Maestro y su santa voluntad.

Pacto de amar a Dios con todo el corazón.

Sujeción a la buena y agradable voluntad de Dios.

Retén, firme lo que tienes la doctrina, principios, valores, visión, unción, victoria, esfuerzo, unidad, pentecostés, el fuego, fidelidad, santidad.

La iglesia tiene que despertar y caminar con convicciones firmes; consciente de que Dios es real

Cada lema es una pauta, una ruta, una brújula y una inspiración que nos conduce al compromiso con Dios en favor a la evangelización y al rescate de las almas perdidas.

Mantener firme en la obediencia a las Sagradas Escrituras, entregando el mensaje de Dios sin adulteración.

Nuestro compromiso de ir por todo el mundo predicando el Santo evangelio, que no ha cambiado, sigue repercutiendo en cada corazón y es nuestro mas grande deber.

2018

1970

1971

1972

1973

1974

1975

1976

1977

1978

1979

1980

1981

1982

1983

1984

1985

1986

1987

1988

1989

1990

1991

1992

1993

1994

1995

1996

1997

1998

1999

2000

2001

2002

2003

2004

2005

2006

2007

2008

2009

2010

2011

2012

2013

2014

2015

2016

2017

Te invitamos a descargar el lema, bajo el cual trabajaremos este año 2019.

Descarga el lema 2019